Embarazo y Crianza

Primera pérdida

Hola de nuevo, hoy tiramos la casa por la ventana y os traigo una nueva entrada, un nuevo post de la sección”Embarazo y crianza”, porque este mes ha sido un poco caótico y se me juntan las entradas.

La verdad que llevo todo el mes dándole vueltas a como empezar esta entrada. No es un tema fácil de tratar,y aunque hayan pasado muchos años es algo que sigue siendo doloroso, por el cuál una mujer no debería pasar.

Después de 6 años con mi anterior pareja, llegó ese momento en el que te planteas un poco vuestro futuro como pareja, queríamos avanzar un poco más. Nosotros teníamos muy claro que no queríamos casarnos, así que decidimos tener un hijo.

La búsqueda fue rápida, en el primer intento y con sólo un día de retraso, el test salió positivo. Imaginaros la alegría tan grande que sentíamos. Rocío tenía 6 años y por fin iba a tener lo que llevaba mucho tiempo pidiendo, un hermanito o hermanita para jugar y cuidar.

Por aquel entonces yo tenía seguro privado, así que me fui a mi ginecóloga para empezar con todas las pruebas del primer trimestre. Ese día me hizo una eco pero no se vio nada porque estaba solo de 5 semanas, así que me citó 15 días después para una nueva eco y poder escuchar el corazón.

Yo empecé con los síntomas de toda embarazada. Náuseas, cansancio, sueño, dolor en los pechos, etc; vamos lo típico.

Pasaron los 15 días y por fin llegó el día de la eco. Estábamos muy nerviosos y con muchas ganas de verle por fin. Pero en la eco no hubo buenas noticias. Se veía saco gestacional pero no se veía embrión. La ginecóloga trato de calmarnos, nos dijo que a veces el embrión tarda un poco más en bajar, pero que por desgracia la cosa no pintaba bien. Así que nos citó en otros 15 días para una nueva ecografía y ver si ya estaba donde tenía que estar.

Fueron dos semanas de mucha angustia, de mirar mucho Google (lo sé, grave error), de preocupaciones, de lloros…

Cuando entramos en la semana 9, un día me levanté manchando. Con los nervios y la llorera que me pillé, me vestí y nos fuimos al hospital. Allí en una eco vieron lo mismo que mi ginecóloga dos semanas antes. Seguía sin verse embrión pero el manchado había cesado. Nos mandaron a casa con reposo absoluto y con las indicaciones de que si volvía a manchar volviésemos a urgencias.

Dos días después, por la noche empecé a sangrar mucho. Cuando llegamos a urgencias, nos dijeron que lo que estabamos esperando hacía semanas. Estaba teniendo un aborto. Como con el sangrado había perdido bastante del saco gestacional, no hizo falta hacer un legrado. Comenzamos el tratamiento con pastillas, reposo y revisión en unos días.

El día 31 de octubre de 2011 se fue dejándome una pena tremenda.

En la revisión había eliminado todo y estaba limpia. El diagnóstico final fue un “huevo huero”, que significa que en el algún momento de la implantación el embrión se pierde, siendo absorbido por el cuerpo.

Los meses posteriores fueron muy duros. Me sentía culpable, abatida, triste, decepcionada conmigo misma, pero tenía que intentar sonreír por mi hija, por la que si estaba ahí y que era mi mayor alegría.

A todo este sufrimiento se sumó un problemilla con la primera regla tras el aborto. El óvulo se enquistó provocandome unos sangrados abundantes y unos dolores peores que los de parto. Estuve 15 días sin poder moverme de la cama, visitando urgencias varias veces, con mareos, vómitos, y unos dolores indescriptibles. Los medicamentos no me hacían efecto, sólo conseguía aliviarlos metiendome en la bañera con agua muy caliente y con unos supositorios que me recomendaron para el dolor.

A veces me preguntaba que había podido pasar, porque tenía que pasar por algo así; con los años te das cuenta de que no tienes la culpa, de que el cuerpo es sabio, y que si no tenía que ser era por alguna razón.

Un aborto es algo que no se supera nunca, pero se aprende a vivir con ello. Yo lloré, lloré mucho, a escondidas para que Rocío no me viese sufrir, pero con el tiempo el dolor se lleva, nunca se olvida, pero sigues adelante.

Casi un año después, me separé de mi pareja, y lo que sigue después ya os lo cuento otro día.

Espero poder ayudar a alguien que haya pasado o esté pasando por lo mismo 😘😘

Anuncios

2 comentarios en “Primera pérdida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s